Cinco imperdibles de Anguila

Anguilla, pequeña isla situada justo al norte de St. Maarten, tiene apenas 91 kilómetros cuadrados pero parece multiplicarlos con un amplio abanico de propuestas que supera a sus fotogénicas playas y sus lujosos resorts. Pasean y vean: cinco imperdibles de la isla caribeña.

 

1. Sabores isleños
El rum punch, o ponche de ron, es un must do del Caribe. Y lo mejor es tomarlo en Scilly Cay, una islita junto a las costas de Anguilla, donde el punch se prepara con ron Mount Gay Eclipse, amaretto y un chorro de jugo de frutas. Atención: se aconseja probarlo sólo una vez, teniendo en cuenta que su apodo es the mind eraser (el borrador de la mente). Al volver a The Valley, la capital de Anguilla, ya es un clásico probar la empanada de pizza de Papa Lash en su food truck, servida por su propio creador. Desde hace más de una década, su fórmula sigue conquistando a los comensales con una mezcla secreta de salsa de tomate y especias.

 

2. Islas y ferries
Happiness, Joy o Bliss: ¿cómo no subirse a un ferry con ese nombre para desembarcar en las islitas y cayos más cercanos a Anguilla, sumergiéndose en esas emociones de felicidad? Además de Scilly Cay es muy popular Prickly Pear, que se puede conocer también en minicruceros con regreso en el día desde St. Maarten para hacer snorkel en sus arrecifes de coral. Pero la más romántica es Sandy Island, con playas tropicales que invitan a distenderse sobre la arena blanca con una bandeja de sabrosos cangrejos al alcance de la mano.

 

3. Música y gente
Como buen paraíso del Caribe, Anguilla es una de las metas de las celebridades de Hollywood, con incondicionales como Ellen DeGeneres o Denzel Washington. Sin embargo, privacy obliga, no será tan fácil codearse con ellos: por eso, a la hora de ver y ser visto entre los golden boys y golden girls, conviene poner rumbo hacia el Sunset Lounge del Viceroy Anguilla para escuchar música en vivo acompañados de rolls de atún, nigiris, sashimi y otras delicias orientales. Rodeados de movimiento y con vista al mar, la noche se completa con un Anguillahattan en la mano, para brindar con el trago trendy del momento a base de ron Pyrat, Cointreau, vermut dulce y amargo Angostura. Para más color nativo, los jueves a la noche “el lugar” es la taberna The Pumphouse, en el pueblo costero de Sandy Ground, donde tocan las bandas locales.

 

4. Little Bay
Anguilla tiene 33 playas, todas públicas: y aunque es difícil elegir, entre las mejores están Maunday’s Bay, Mead’s Bay y Rendezvous Bay, famosa por su vista hacia St. Maarten. Pero la más fotogénica e icónica es Little Bay, la más pequeña y también la de más difícil acceso: hasta aquí se llega en kayak o en un bote del capitán Calvin que sale desde Crocus Bay directo a la playa. Aunque los más aventureros pueden dejar su vehículo en los acantilados que rodean Little Bay y bajar haciendo rappel gracias a la cuerda sólidamente anclada en la cima. Como recompensa, esperan a los viajeros snorkel y horas de dolce far niente en una de las playas más espléndidas del Caribe.

 

5. Shopping y souvenirs
Las shopportunities no se hacen rogar en Anguilla: los locales de ropa de diseño, joyas y accesorios para el hogar invitan a llenar las maletas de souvenirs. Las mejores camisetas con diseño de vanguardia se consiguen en Irie Life, un delicioso cottage de colores funky situado en South Hill. En Limin’ Boutique tientan las joyas de plata y los novedosos dijes con arena de la isla, mientras Petals – en el Frangipani Beach Resort – ofrece la famosa colección de pendientes Fashion Cuts, diseñados localmente en acrílico y madera cortada al láser.

 

 

Please reload

© 2014 AUTOS&VIAJES Magazine