Espacio para el arte

GETTY CENTER LOS ANGELES. Punto de visita obligatorio para todo amante del arte y los museos en general, el Getty Center se levanta orgulloso sobre una de las innumerables colinas de Los Angeles.

 

TEXTO: Hernán Casabella          FOTOS: Andrés Canet

 

El Getty Center de Los Angeles, que alberga una de las colecciones privadas más importantes de Estados Unidos y del mundo, resulta el mejor lugar para comenzar un tour para los interesados en ver arte en Los Angeles.

 

Heredero de la compañía de su padre, la petrolera Getty Oil, Jean Paul Getty invirtió gran parte de su fortuna en el coleccionismo de obras de arte pertenecientes a los más grandes artistas y personalidades de todas las épocas.

 

Su impresionante colección incluye un abanico extremadamente amplio, desde una colección de vidrio romano u orfebrería de la antigua Mesopotamia o de la antigua Grecia, hasta un espectacular conjunto de mobiliario de fines del siglo XVIII, muchas de las cuales les pertenecieron a Luis XVI. 

 

La colección completa de Jean Paul Getty se encuentra dividida en dos grandes museos, siendo el Getty Villa (ubicado junto al mar en Malibu), hermano menor del Getty Center, quien alberga toda la colección perteneciente al arte antiguo, mientras que es éste último quien posee las piezas que van desde la edad media hasta la contemporaneidad.

 

El pabellón Norte presenta pinturas que datan hasta el 1.600, así como esculturas medievales y renacentistas y artes decorativas. El ala Este dispone principalmente de arte barroco del siglo XVII, incluyendo pinturas de artistas holandeses, franceses, flamencos y españoles, además de esculturas y artes decorativas italianas del siglo XVII al XIV. La sala Sur exhibe pinturas del siglo XVIII y la mayoría de la colección europea de arte decorativo hasta el siglo XVIII del museo. Por último, el pabellón Oeste dispone de esculturas y artes decorativas italianas del siglo XVIII al XX, así como también pinturas del siglo XIV y esculturas neoclásicas, románticas y simbolistas.

 

Punto aparte para destacar es la arquitectura del Museo. Diseñado por Richard Meier, hacedor de muchos sitios destinados a albergar colecciones de arte en Estados Unidos, prevalecen en éste los espacios amplios los cuales son inundados por la luz natural y el color blanco. Se destaca la armonía total de su diseño con el paisaje que rodea y su hermoso patio con vista privilegiada a las colinas de Los Angeles.

 

Cuenta la historia que Jean Paul Getty se negó a pagar rotundamente por el secuestro de su nieto en la década de 1970 hasta que tres meses después, los secuestradores le enviaran la oreja de su nieto como ultima advertencia. Provocando así una ruptura familiar definitiva con su hijo y nieto.

 

Quizá, al igual que Kane en la película “El Ciudadano” de Orson Welles, Jean Paul Getty amaba más a su fortuna y a su increíble colección que a la gente misma. El tiempo pasa y convierte las acciones y la vida de los hombres en anecdotario, pero quedan los artistas. Y el Getty Center es la prueba fehaciente de ello.•

 

 

 

 

 

 

 

 

Please reload

© 2014 AUTOS&VIAJES Magazine