top of page

Las destilerías irlandesas viven su edad de oro

Fuente: Turismo Irlanda

Ahora que no basta con viajar, sino que el turismo de lo auténtico necesita explorar, sentir y conectar, despierta en el mundo un nuevo boom por las destilerías irlandesas, un fenómeno que arrastra a turistas de todo el mundo que no se conforman con beber el mejor whiskey, sino que quieren comprobar cómo se hace y vivir un ritual alrededor de la cata. 


El viajero encuentra aquí el respeto por los procesos tradicionales, lugares en los que se desarrollan técnicas ancestrales de destilado, sostenibles e innovadoras, y templos del licor envueltos en un pasado que se remonta a siglos de historia. Los siglos que lleva el whiskey dando motivos para hablar de Irlanda y venir a conocerla. 


Aquí tienes una selección de destilerías irlandesas que va desde la más antigua a la más prometedora (a punto de abrir sus puertas), pasando por la más icónica o hasta una iglesia restaurada.


Old Bushmills y su nueva destilería Causeway

En medio de paisajes únicos, la destilería con licencia más antigua del mundo continúa añejando whiskeys como ningún otro, pues nadie más cuenta con su ingrediente estrella: el agua del río Bush que corre sobre planchas de piedra de basalto desde el principio de los tiempos. Lo hace desde 1608 y siempre entre los muros de su fortín en el Condado de Antrim, en Irlanda del Norte, junto a molinos del siglo XVII que nutren de agua este templo sagrado del whiskey.Ahora que acaba de duplicar la capacidad de producir su whiskey irlandés de malta única, con su nueva destilería Causeway, inaugurada en abril gracias a una inversión millonaria, se abren nuevas formas de expresión para el whiskey irlandés, pues nadie más cuenta con la ‘malta madre’ de Bushmills. Siglos de fermento sobre el que desarrollar nuevos sabores y personalidades. Es el momento perfecto para venir a recorrer esta destilería histórica (las catas se reservan aparte de la visita). Es el momento de degustar el whiskey más antiguo del mundo en Irlanda del Norte.


Titanic Distillers: degustar whiskey en la sala de bombeo del ‘Buque de los Sueños’ Recorrer las calles del Titanic Quarter de Belfast y detenerse a conocer los orígenes de la revolución naval en Thompson Dock es una experiencia que va más allá del turismo. Si además le añades que puedes probar el whiskey que se produce en la antigua sala de bombeo del mismísimo ‘Buque de los sueños’, el viaje adquiere un nivel casi legendario.Porque a la magia que se respira en la Milla Marítima de Belfast se une ahora el multimillonario proyecto que ha convertido a la Titanic Pumphouse en una destilería donde la Titanic Distillers no solo produce y embotella su propio whiskey irlandés, sino que también ofrece la posibilidad de degustarlo entre máquinas de bombeo originales y elementos históricos del edificio. Una experiencia que se puede realizar a través de cuatro recorridos que van desde lo más sensorial a los detalles más industriales del que fuera el ’dique seco’ más grande jamás construido. La posibilidad de profundizar en la historia de este proyecto de ingeniería, visitando las bombas Gwynne originales, al tiempo que se degustan los licores premium de esta destilería que pone en el mercado el primer whiskey que se destila en Belfast en más de 90 años.


Pearse Lyons Distillery: Whiskey en alambique único, destilado en una iglesia

Con el Pearse 5 Year Old Single Malt como buque insignia (fue el primero producido en una destilería nueva en Irlanda en 25 años), la Pearse Lyons Distillery tiene una historia tan hermosa como la iglesia en la que destila algunos de los mejores whiskeys irlandeses.Miembro ilustre de una saga de cinco generaciones de toneleros irlandeses, por las venas de Pearse Lyons corre sangre de la primera mujer tonelera registrada de Irlanda. Su whiskey, producido en alambique único (estilo tradicional de destilación en la isla) se produce en la hermosa iglesia de St James, en el distrito Liberties de Dublin 8; un templo en ruinas que, tras cuatro años de obras de restauración, se puso en marcha en 2017 produciendo una línea de whiskeys irlandeses de gran prestigio, el mismo que llevó a Lyons a ser reconocido por Drinks Ireland y The Irish Whisky Association por su contribución a la industria del whisky irlandés. 


Jameson Distillery Bow St, el mejor ‘tour destilería’ del mundo

Su experiencia la avala y los premios también. Los World Travel Awards 2022 eligieron a Jameson Distillery Bow St como la mejor atracción-destilería del mundo. Por delante de grandes e históricos competidores, los Oscar del Turismo escogieron a esta casa irlandesa, fundada en 1780, como la mejor opción en el mundo para hacer un tour por una destilería. El motivo es evidente: la Antigua Destilería de Jameson es un lugar único en el que conocer con detalle los distintos procesos de elaboración del whiskey irlandés. Un espacio perfectamente organizado para el deleite de los amantes de este licor, que podrán aprender en primera persona los matices que diferencian a otros tipos de whisky del Jameson, así como degustarlo en diferentes versiones. Una de las atracciones turísticas más visitadas de Dublín.


Woodlab Distillery: Los sabores de Irlanda del Norte, en una ginebra

Hacer tu propia ginebra con productos de cercanía como la manzana Armagh Bramley, ingrediente geográfico protegido (exclusivo de Irlanda del Norte), y llevarte la botella a casa es una experiencia que sólo puedes vivir en Woodlab Distillery, porque esta destilería es mucho más, es una escuela de ginebra y un canto de orgullo a Irlanda y a lo irlandés.Aquí, en el condado de Tyrone, en el corazón de Irlanda del Norte, la naturaleza se muestra exuberante y salvaje y es de estos sabores de la tierra que se extraen los ingredientes para hacer una de las mejores ginebras: la de Woodlab Distillery. Visitar sus instalaciones es aprender sobre procesos de elaboración artesanales y sostenibles y escuchar los mitos y leyendas que viajan de boca en boca desde hace siglos por este lugar. 

 



La antigua prisión de Belfast reconvertida en destilería

Construida en 1845, la Cárcel de Crumlin Road ha vivido fugas, ejecuciones y hasta bombardeos de la II Guerra Mundial. Sus paredes guardan secretos de los años más convulsos de Irlanda del Norte. Quizá por ello, desde que cerró sus puertas en 1996 se convirtió en un lugar al que curiosos y turistas acuden a conocer otra parte de la historia de Irlanda del Norte. En este robusto edificio, de belleza sólida y aires victorianos, la Belfast Distillery Company tiene previsto abrir una destilería, en el Ala A de la prisión de la capital norirlandesa. Entre recuerdos sobre sufragistas y presos políticos, se destilará el whiskey McConnell, que presume de haber echado raíces en Belfast allá por 1776 y que ahora vuelve a vivir sus años dorados gracias a un grupo de inversores estadounidenses. En cuanto la Belfast Distillery Company concluya su proyecto, que incluirá una tienda y un bar, la Crum será un icónico lugar desde el que conocer la otra historia de Irlanda del Norte mientras se cata uno de sus whiskeys más antiguos. *



affiliate-banner-es-300x250.jpg
  • Instagram

mientras,

EN INSTAGRAM

Recibí nuestro Newsletter

bottom of page